Ñ’ Cannalla, “Delirio”

Ñ Cannalla, banda fundada en Hellin-Albacete allí por el año 1999 y que se puede englobar en varios estilos tales como Pop, Rock, o Heavy…saca su tercer disco, Delirio.

Es un grupo interesante, como su propio nombre muestra, difícil de pronunciar, tan es así que cada uno tiene gustos distintos, muy diferentes, los meten en la coctelera…y al volcarlo…sale Ñ´CANNALLA.

La formación con más de 16 años tras de sí, sin ser muy agresivos, hacen una música elegantemente rockera. Una voz distinta. Aunque no se parezca, a veces recuerda a los primeros discos de Heroes del Silencio, cuando la voz de Bunbury era más joven. O te gusta o no te gusta, pero innegable destacar el toque personal que otorga a la banda.

Ñ cannalla

El LP ha sido masterizado y mezclado por Manuel Torreglosa, quien ya lo ha hecho con bandas como Skizzo. Delirio es una definición, un pronombre directo hacia la música de la propia banda.

Este disco posee trabajo, la música cuidada, sin virtuosismos, pensada y bien ejecutada. Su tercera obra ve la luz tras 2 años de trabajo. Contentos con el resultado consideran que es lo mejor que han hecho hasta la fecha. Músicas que se quedan en la retina, un disco que habla de sus experiencias, de sus sueños y sus anhelos, de sus esperanzas y sus emociones. Unas letras dignas de destacar, ya que denotan horas de insomnio y pluma.

Lo he oído varias veces, y cada una con mejor sabor. Melodías, armonías, ritmos guitarreros, tristeza y palabras de lucha.

Los de Hellin….nos enseñan una portada que inspira Otoño, llena de grises y arboles con ramas espigadas. Esto no es casual, ya que el simbolismo que han querido mostrar, son las conexiones nerviosas de la masa gris, que pueden llegar a desembocar en el propio nombre del disco. Delirio.

La creación abre con un tema instrumental de 2 min. “Overture Delirium”. Una composición de violines  que sugiere paz, relax, para sentir el aliento del piano. La música va in crescendo y como fantasía mental, vuelve a caer como la mirada fija al paisaje que envuelven esos mismos árboles.  Una Intro que sirve para abrir sus propios conciertos.

Sin querer reventar, tras la relajación de la instrumentación, te marca un ritmo base, una batería, que pega con ganas. “Volver” es el nombre de este tema. Un corte que habla de lucha, de la resistencia personal. Acompañados por un ritmo de guitarra, que junto al efectos de pedales se deshace en notas melancólicas pero con energía.

“El Quinto Elemento” es el siguiente emblema, trabajado, una instrumentación medida y muy cuidada. Desde los efectos sonoros que deambulan tras la canción. En éste corte, el Rock hace más presencia. Los coros sentencian sinceridad. Sin poder definir con claridad el estilo, o un Pop potente o un sutil Rock.

La cuarta canción, “Solo para mi”, distingue como un tobogán de ritmos, bajos, platillos de Charleston que marcan mientras deja respirar la cadencia que viene.  Uno de los cortes que más invitan a saltar cuando el tempo deja de acomodarse. En el minuto 4:30 se infunde un retazo de pocos segundos al le forma de la voz en de No Soporto El Rap de Joaquín Sabina.

“Arde el Cielo” es el quinto corte. Sigue manteniendo la garra de las partes más fuertes de la anterior canción. El texto te sumerge en la agonía de un pueblo que trabaja y no tiene nada, como la gente llana en España. Cuando los acoples sostenidos de las guitarras resuenan, la batería demuestra contundencia, un bajo que mantiene la melodía, la rabia que escupe una letra protesta, concluyente. “Si en mi país eres honrado no comerás.”

“Nuevo Sol” es el tema que Molono ha querido dedicar a su hija y así dar esperanza, a las nuevas vidas. Las promesas de ilusión depositadas en los pequeños que algún día manejarán estas nuestras vidas. El sólo de guitarra, equilibrado y emotivo.

El séptimo corte, “Revolución” comienza con el bajo que marca ritmo y funde a todos los instrumentos para que le sigan. Como es de entender por el título, te incita a levantarte, pedir nuevos retos y alzarte.

El disco lo cierra el tema que le da nombre, “Delirio”. Los arpegios te enseñan la soledad, de quien destroza el vidrio de la vida con el alcohol. El tema más largo con casi 7 minutos ha sabido fotografiar, con un destacado teclado que acompaña, la estúpida autodestrucción de quien no sabe o no quiere dejar de sentir el frío de la botella siempre en la mano. Aunque habla de renacer y convertir, para así optimizar el problema y animar a seguir. Vuelven a cambiar los ritmos, siendo la caja de la batería quien marca la templanza del tema.

Para los amantes de la buena música, sencilla y que recuerda no pocas veces a Heroes del Silencio, es un trabajo absolutamente recomendable.

Ñ CANNALLA :

Roberto- Bajo y Coros

Molono- Vocalista

Germán- Batería

Jordi y Gonzalo- Guitarras y Coros

Os dejo para ir abriendo boca y conocerlos así mejor, El Quinto Elemento

Deja un comentario

WordPress SEO fine-tune by Meta SEO Pack from Poradnik Webmastera
A %d blogueros les gusta esto: