Thybreath, “Where The Gods Fall”

Thybreath, banda madrileña que nace a principios de 2012 como resultado de un nuevo giro de un antiguo proyecto de Iván Arroyo (ex Arkgabriel) al que se une Miguel López (ex A Circus Day).

Con su primera formación Thybreath estuvieron girando y dando conciertos por toda la comunidad de Madrid, además de grabar su primer disco homónimo y de rodar su primer videoclip del tema Shot con Manuel Giménez como productor. Poco después la banda sufre un cambio de formación y es cuando Victor y Pablo se unen a la banda en la voz y el bajo respectivamente. Thybreath retoma su camino en los escenarios para acompañar a grandes bandas como Obus o [IN MUTE].

Es por fin en 2015 cuando deciden centrarse en la composición de un nuevo disco, y cuando vuelven a tener que superar una marcha, la de el que era su actual guitarrista Pablo del Sol. A pesar de ello Thybreath sigue adelante y entran a grabar en los estudios Traste Cero de Torrejón de Ardoz en verano de ese mismo año y lanzan una campaña crowdfunding para que el apoyo del proyecto, la cual tuvo mucho éxito, superando sus expectativas con creces.  Where The Gods Fall es el resultado de todo este proceso, el cual lanzaron acompañado de un lyric vídeo del tema No Redemption y del videoclip Broken Lives, lanzando poco después un segundo vídeo del tema The Bogeyman.

Y después de explicaros un poquito la historia de esta gran banda y de como su segundo disco a visto la luz, en EME queremos daros nuestro particular punto de vista sobre el mismo.

THYBREATH PORTADA

“Children buried when they’re still alive. Little bodies now rest in the mud. Children buried when they are still alive. Little bodies now rest deep inside the mud.”

Con estas palabras inicia toda una obra maestra de intenciones más que consolidadas. “Where the Gods Fall”, conociendo de primera mano la trayectoria de esta banda, es, sin duda, la muestra de lo que es el trabajo duro, la persistencia y la pasión por llevar a cabo aquello que realmente se quiere. Y sin duda, lo han conseguido, el sonido de este trabajo es brutal y me atreveria a decir que Thybreath han alcanzado su “marca” más personal, consiguiendo que escuches uno de sus riffs y lo identifiques única y exclusivamente como Thybreath.

La intro realizada con lo que parecen ser voces infantiles, aunque nada más lejos de la realidad (os recomiendo que veais el making off de la grabación para entenderme) ya te sumerge en una especie de trance de oscuridad que se rompe con la inminente intrusión de los primeros acordes de The Bogeyman. Es aquí cuando puedes comenzar a disfrutar de guitarras que marcan la diferencia, contundentes, potentes y en ocasiones un tanto “oscuras”. Sonidos atronadores, cañeros y con melodías que intentan pasar desapercibidas pero que estan ahi aportando ese toque especial cuando es necesario. Victor Camargo ha realizado un trabajo magistral a las voces, mezcla de guturales y voces limpias que crean contrastes dignos de admirar, perfectamente encajados y trabajados para cada tema individualmente, quitando esa sensación de “suena todo igual”. Realmente es sorprendente algun que otro corte de voz, buscarlos y os dejaran con la boca abierta. Bateria y bajo bastante notables, su presencia no pasa desapercibida como ocurre en ocasiones en este estilo, sobre todo la bateria que casi puedes percibir cada golpe, incluidos los platos, supongo que aquí entra en juego el trabajo de producción que a mi parecer en este sentido ha sido espectacular. En definitiva una base rítmica impecable y que no se mezcla en “batiburrillos” de estos que a veces no tienen el más mínimo sentido, ya sabéis, como se suele decir “la potencia sin control no tiene sentido”.

En cuanto al estilo y antes de, diré que odio encasillar a las bandas, más que nada porque cada vez es mas difícil, pero por lo visto es lo que se lleva y lo que todo el mundo busca. Como he dicho al principio Thybreath suena a Thybreath pero para llevaros un poco por el camino de las etiquetas diré que su estilo es un thrash que mezcla la vieja escuela con sonidos más actuales y que en ocasiones pasa a un lado un poco más death y oscuro. Añadiré que también he leído en otras reseñas que suenan a bandas como Pantera o Sepultura, esto como apunte para vosotros, aunque os recomiendo que los escuchéis y juzguéis por vosotros mismos.

Y después de hablar de forma genérica del contenido de este disco voy a centrarme en los temas que yo destacaría personalmente.

Voy a empezar por el principio y es que The Bogeyman es un verdadero temazo. Creo que en este primer tema, después de la marcada intro (brutal también) claro esta, Thybreath a dejado entrever todo aquello que vamos a encontrar en Where the Gods Fall, caña, tralla y potencia, además de melodía y de esos juegos de voz que Victor ofrece. El videoclip de este tema lo podéis ver en su canal de Youtube y es verdaderamente impactante (al final de esta reseña podéis verlo).

No Redemption es mi segunda opción, ¿y por que? pues por dos cosas principalmente. La primera porque a mi parecer en este tema la mezcla de voces es de las mejores y es donde más pueden escucharse esos dejes que sorprenden, en ocasiones parece que canten dos personas distintas, espectacular. Y la segunda y no menos importante por los riffs de guitarra y su mini solo, simplemente me fascinan.

Como tercera a remarcar, me quedo con la que le sigue, Frozen Inside. Su intro a medio tiempo con ese riff machacón que suena varias veces durante el tema, lo hace un tema “pegadizo”, de estos que enganchan y se te graban a fuego en la mente. Para mi es una de esas piezas que no deben faltar en un disco para completarlo porque te hace recordar como y a que suena la banda.

Until My Last Breath es otra pieza clave para mi. La intro melódica que abre este tema acompañada de la voz limpia de Victor le confiere un toque especial. Es ese tipo de temas que al escucharlo entrar te hace pensar en una posible balada, pensamiento que se rompe en cuanto entran las primeras notas cañeras, más parecidas a lo que es el disco en conjunto, este tipo de rupturas melódicas siempre dan un juego atractivo ayudando a terminar con la típica monotonía. Destacar que en este tema contaron con la colaboración de Estefania Garcia, vocalista de [IN MUTE] y eso para mi es otro punto a favor, la mezcla de voces en colaboraciones siempre ha sido mi debilidad. De este tema también es especialmente destacable el solo de guitarra.

Y como cierre de “mis favoritas” no sabia si escoger Broken Lives o Where the Gods Fall, una escogida para el primer videoclip y la otra la que da titulo al álbum. Ambas tiene su encanto de una forma u otra, cañeras, riffs de vértigo, base rítmica brutal y machacona, y como no, las voces son espectaculares, ¿que más se puede pedir?

Como cierre a esta humilde reseña diré que este es, sin duda, el resultado del esfuerzo y de tener muy claras las ideas, cosa muy importante para poder plasmarlo en lo que finalmente va a definir a una banda, su disco. Y añadir que ya solo me quedan ganas de volver a disfrutar del directo de estos madrileñoas pero esta vez con Where the Gods Fall bajo el brazo y su nuevo miembro a las cuerdas.

Deja un comentario

WordPress SEO fine-tune by Meta SEO Pack from Poradnik Webmastera
A %d blogueros les gusta esto: